Las mujeres en la defensa del territorio. “Donde quiera que me paro soy yo”: Paula Batalla

En Morelos, territorio donde la historia se ha escrito por los pueblos desde tiempos ancestrales, las batallas y luchas han girado siempre en torno a la defensa del territorio y los recursos naturales. Tal vez por su belleza y clima, por la riqueza cultural, por la cercanía con la Ciudad de México o por todo lo anterior, Morelos siempre ha estado amenazado y se ha tenido que demostrar que los pueblos tienen la última palabra sobre lo que les afecta.

Conocemos y reconocemos nombres de hombres valientes como Emiliano Zapata, Rubén Jaramillo, Vinh Flores, Don Félix Serdán, Nabor Barrera, Benedicto Rosales, entre otros muchos, que en diferentes momentos han defendido el territorio y que junto con los pueblos organizados han luchado por lo que ancestralmente les corresponde.

Pero en esta lucha los hombres no han ido solos, mejor dicho, no sólo los hombres son los que defienden el territorio, también las mujeres de las comunidades y pueblos salen a defender lo propio, solo que poco se conoce de sus hazañas, de los roles que han desempeñado y sus rostros y nombres, por lo cual, hoy escribiremos de doña Paula Batalla.

paula-batalla-paom

«Donde quiera que me paro soy yo», esta es la frase de Doña Paulita Batalla, mujer indígena originaria de Puente de Ixtla y avecindada en San Miguel 30, Tlatizapan.

Doña Paula Batalla fue una mujer que desde niña vivió situaciones que la marcaron y la hicieron fuerte y decidida, a temprana edad tuvo que trabajar y hacerse cargo de sus hermanos, en ocasiones no tenían para comer pero ella buscaba resolver la adversidad lavando ajeno o yendo al campo a la pisca.

Doña Paula se integra a trabajar con Rubén Jaramillo cuando ya tenía a su hijo, a quien le ocultaba su participación con el líder agrario y su hijo le ocultaba lo mismo. Finalmente se dieron cuenta, pero ambos se hicieron de la vista gorda, pues cada quien tenía encargos que cumplir.

Pocos saben que doña Paulita Batalla era la mujer de confianza de Rubén Jaramillo, ella le llevaba mensajes, armas o documentos de suma importancia, pues nadie sospechaba que en su canasta, junto con mandado o comida y cubierta por su rebozo, llevara tal carga. Doña Paula era quien sabía dónde localizar a Jaramillo e ir por correspondencia para los demás compañeros y compañeras de la lucha. Igual que doña Paula, había otras mujeres en los mercados de la región sur, que le informaban a Jaramillo noticias del pueblo.

Doña Paula Batalla narra muchas de las anécdotas que vivió de niña y en su andar en la lucha con Jaramillo en el texto titulado Paula Batalla: Donde quiera que me paro soy yo (memorias de una jaramillista), en el cual se relata la entrevista que le realizaran Carola Carbajal y Ana Victoria Jiménez. Nos parece que debemos difundir dicho texto y reconocer el gran trabajo de las mujeres de las comunidades pues, como Paula, existen otras mujeres de las que poco a poco iremos conversando y compartiendo materiales.

paula-batalla

Donde quiera que me paro, soy yo: autobiografía de una jaramillista.
PaulaBatalla. Entrevista y edición Carola Carbajal Ríos y Ana Victoria Jiménez A.

Editorial: Comunicación, intercambio y desarrollo humano en América Latina
Serie: Nueva Vida
ISBN: 968-6036-008