Palabras de Don Malaquías Flores

Buenas tardes compañeros, me llamo Malaquías Flores Pérez, de San Andrés de la Cal, un hombre ya viejo que siempre me ha gustado andarme metiendo en lo que no me importa,

siempre he estado en contra de lo que el gobierno ha estado haciendo. Pero tuve la fortuna de leer la Biblia y ahí encontré “conoceréis la verdad y la verdad os hará libres”. Tomadle sentido. ¿Libres de qué? Libres de la ambición, del poder, como un árbol, como un pájaro que come, canta, vive, goza y así debemos de ser todos. Por eso tenemos una dignidad y esa dignidad vale dinero. Más que todo el oro. Que no nos soborne cualquiera, que con cualquier cosita que nos dan ya estamos agachados delante de ese poder infeliz que tiene el gobierno, pero nosotros somos los culpables. Van y nos ofrecen una cubetita y ya nos estamos uniendo con cualquier partido. Todos los partidos son malos, no hay un partido bueno. Óiganlo bien, no hay un partido que sea bueno. Ahora resulta Morena, primero fue PRD, PRD la gran cosa, ora Morena. No señores, nosotros no debemos tener partidos, debemos ser libres para saber dónde vamos, quiénes somos y qué hacemos.

Yo ya ando en los 87 años ya. Y desde muy chico empecé a ver que el gobierno siempre nos tiene sobornados. Nos hincamos delante del poder. ¿Dónde está nuestra dignidad? ¿Por qué peleó Hidalgo, Morelos, Zapata, con las armas en la mano? Porque nosotros fuéramos libres. Y nosotros echamos por la borda lo que aquellos hicieron por nosotros. Vamos peleando porque seamos más dignos y mejores hombres y mujeres.

A veces me arrepiento de no haber estudiado. Pero no me arrepiento. Pero ellos se fueron a su profesión, pero de su pueblo no se acuerdan. Muchos que no estudiamos no sabemos que no estudiamos. Creemos que al estudiarnos vamos a ser grandotes, mejor que todos. Eso es mentira. Mejor es el hombre que piensa y ve por los demás, ve por su pueblo. Por muchos no soy bien visto, pero por otros sí. Tenía miedo, me anduve escondiendo, porque tenía miedo. En el 85 luché porque hubiera agua potable en mi pueblo, y ahí está el agua, el primer progreso de un pueblo. Quieren abrir otros pozos, nomás tocan las campanas y está el pueblo unido.

Debemos estar unidos y conscientes de que todos nos necesitamos. Dejemos las rencillas aparte y vamos luchando por la comunidad completa, por los que vienen, por los que están creciendo, por los que ahí van. El gobierno quiere que estemos divididos, que nos peleamos mientras ellos avanzan. Ojalá que todos los que entendemos no votáramos. Porque cuando vamos a Saturno, dejamos a Saturnino. Y él se queda con mujeres, chupando, fumando, Y nosotros nos quedamos trabajando y ellos disfrutando. Ya estuvo bueno que el gobierno no esté viendo la cara. Que todos esos politiquillos que se abanderan con un partido y que nos van a engañar tan fácilmente, a lo mejora aquí hay un oreja y dirá que Malaquías habló mal de nosotros. Tenemos que tener un sentido común y verdaderamente ser libres. No se puede de otra manera.

Y si Zapata tomó las armas, algún día, a pedradas, a hondazos, como antes, porque lo que el gobierno está haciendo no va de acuerdo con la razón. Quieren que los pobres no coman. Así somos nosotros para el gobierno, como burros. Pero cuando se mueran todos los burros, ya no va a tener que tragar el gobierno. Porque son los burros los que producen el alimento. El gobierno se va a tragar los billetes con sal. El dinero no se come como la tortilla y el pan. El que dice la verdad nunca

peca, pero incomoda. Peña Nieto dice que estamos moviendo a México. Está moviendo él la cola. El señor Graco, que la nueva visión, eso es mentira, es la nueva traición. Y por tanto, compañeros, ya no vivamos arrodillados, ya hay que pararse, caminemos juntos, para que mañana pasado, haya algo más bueno. Tengamos la esperanza de que si luchamos, el mundo va a cambiar un poquito. Nos van a servir ellos. Un gobierno es un servidor público, no un mandamás. Sube al poder y nosotros le obedecemos. Eso es al revés, no es por ahí.

Vamos pensando un poco, como están haciendo los compañeros de Amilcingo y de otros lugares. Parece que somos poquitos, pero somos muchos. Pero hay muchos lugares donde se está luchando. La gente ya no está contenta con lo que el gobierno está haciendo. Que haga algo el gobierno por el pueblo. Porque el pueblo es el dueño de la tierra, del agua, no el gobierno. Somos los que le damos vida a un Estado y a una nación, somos nosotros los que trabajamos y vivimos para que ellos coman, y si la riqueza se produce gracias a los que trabajan, no al gobierno. ¿Cuánto gana Peña Nieto, Graco, los diputados, los senadores, los presidentes municipales, sin hacer nada, cuánto ganan?

Por lo tanto los invito solamente a que no doblemos las rodillas jamás aunque nos maten, que al fin dijo Jesús, no le tengan miedo al que mata al cuerpo, porque después de muertos ya no pueden hacer nada. Alguien tiene que pagar las consecuencias para que los demás vivan. Así Jesús murió y aquí nos andamos peleando, ¿por qué? Porque no nos entendemos. Pongamos en práctica nuestros entendimientos para que seamos verdaderamente libres y muramos contentos porque hicimos algo por los demás.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

16 + trece =