Palabras de Javier Sicilia (Secretaría de Extensión, UAEM)

Muchas gracias, buenos días.

Es un honor para la Universidad estar aquí en Tepoztlán en esta 2a Asamblea Regional rumbo al Congreso de los Pueblos de Morelos. Es un honor acompañar estos procesos porque, bueno como ya se dijo, la Universidad es, digamos, el lugar simbólico del saber, pero se había encerrado durante mucho tiempo y se había enclaustrado, perdiendo su vocación que es justamente el dialogar con otros saberes, particularmente en este caso con el saber de los pueblos, porque el saber no es monopolio de nadie, y la Universidad en tanto símbolo del saber debe abrirse para que esos saberes que están en todos lados entren en un profundo

diálogo, sobre todo en estos momentos donde vivimos una crisis nacional e internacional profunda.

Esta crisis, que yo y otros hemos llamado civilizatoria, es una crisis que se manifiesta en la destrucción de las instituciones y de los modelos de Estado o del modelo de Estado que hemos tenido desde, para hablar de México, desde la Ilustración, desde la Independencia, a este momento en que ya ese Estado dejó de funcionar, y se ha vuelto servidor de los intereses económicos tanto del crimen organizado como de otro crimen que es el crimen del neoliberalismo y de las grandes empresas trasnacionales que están arrasando con los territorios.

Creemos, la Universidad cree, que la respuesta a esta crisis civilizatoria está en el saber y la conservación que han tenido los pueblos de su memoria histórica y de la asimilación que han tenido del proceso cultural de la civilización. Y nos interesa mucho que esos pueblos, por eso estamos acompañando rumbo a este Congreso de Pueblos de Morelos, porque creemos que en la unidad de los pueblos, en el saber de los pueblos que se unifican, podemos hacer transformaciones muy profundas para restablecer la dignidad de la nación y para detener el símbolo de esa destrucción que viene con la crisis civilizatoria que son los megaproyectos.

Pero si no logramos estar unidos, si no logramos construir un frente común, el infierno que ha establecido esta crisis civilizatoria se va a instalar y ahondar mucho más, y el arrasamiento va a ser, si ya es brutal, va a ser inconmensurable.

Entonces yo espero, esperamos, que estos diálogos, estas asambleas que están antecediendo a ese Congreso, nos permitan poner entre paréntesis nuestras particularidades de entendimiento para unirnos sobre un proyecto común y salvar la dignidad de la Tierra, la dignidad de nuestra memoria histórica, la dignidad de la nación, a través del fortalecimiento de los pueblos, que me parece y nos parece a muchos, mantienen la reserva moral de la nación, y particularmente en Morelos, la reserva moral de este estado.

Entonces ojalá dejemos a un lado protagonismos, diferencias, y nos unamos sobre esas partes fundamentales, porque los megaproyectos, con diferentes rostros en diferentes regiones, son parte del mismo problema, son parte de la crisis civilizatoria, son parte de la abdicación del Estado a su función, que es proteger a su gente, para servir a intereses criminales.

Entonces, que esta 2a Asamblea nos permita dar un paso más profundo y de mayor unidad hacia el Congreso de los Pueblos de Morelos. Muchas gracias y les mando un abrazo por parte del rector, que representa a toda la Universidad y la comunidad universitaria.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × cuatro =