Palabras de Macedonia Torres Romero

Yo soy la mamá de José Luis Luna Torres, yo soy Macedonia Torres Romero, soy de Amilcingo, municipio de Temoac, estado de Morelos. Pues mi hijo está desaparecido, ya son 5 meses y nosotros no sabemos nada de sus paraderos, él fue a estudiar en la normal de Guerrero, de Ayotzinapa, él quiso estudiar allá y pues yo no tanto lo dejaba yo, pero él me decía que quería ser maestro… Antes en septiembre vino porque estaba enfermo, y se vino a curar a Morelos, después le dio reposo el doctor, y después de 8 días se fue como por el 22 de septiembre, y luego a ellos los agarró la policía forzadamente y hasta ahorita no sabemos nada, sabemos que los agarraron pero ya son 5 meses y no los quieren entregar, nosotros tenemos fe en Dios que los vamos a encontrar, que están vivos. Hallaron restos en el basurero de Cocula, y ellos dicen que son nuestros hijos, pero los peritos argentinos ya les hicieron sus estudios de ADN y no salió nada, que porque estaban bien calcinados, y otra vuelta les hicieron y que no son de ellos, esos restos son de pollo, de vaca y de perros, y ahí siguen encontrando fosas pero no son de ellos, son de otras personas, pero de nuestros hijos no son.

Murillo Karam, Peña Nieto y todos los de ellos dicen que son nuestros hijos, ellos ya quieren cerrar el caso, dicen que ya lo superemos, pero nosotros decimos que no, porque los peritos argentinos ya les hicieron dos veces sus pruebas y no salió que fueran nuestros hijos. Ahorita van a venir más expertos y nos van

a ayudar a encontrarlos, sea como sea, nosotros no estamos cansados, si Murillo Karam está cansado, nosotros no vamos a cerrar el caso, vamos a seguir buscando a nuestros hijos con vida, porque vivos los llevaron y vivos los queremos. Dice que si nosotros tenemos pistas que les digamos para que ellos vayan a buscar, ¿cómo que nosotros les vamos a decir a dónde están nuestros hijos si nosotros no sabemos a dónde están, si son ellos los que los agarraron? Dicen que no, que los agarraron los Rojos, pues cómo no los van a agarrar los Rojos si son mismos ellos los que se van coordinando, ellos son los Rojos, ellos los agarraron, ellos los desaparecieron, ellos los llevaron no sé a dónde, hasta ahorita no sabemos sus paraderos. No vamos a descansar hasta encontrarlos a los 43 normalistas. Ahorita están encontrando muchas fosas, están encontrando muchos restos que no son de nuestras familias, y pues también son entregados a sus familiares que están esperando, que están desaparecidos desde hace años y hasta ahorita están siendo entregados sus restos a sus familiares. Desgraciadamente nos pasó a nosotros, a los 43, y porque nosotros no nos quedamos callados, andamos haciendo brigadas, andamos invitando a todo el mundo, y gracias a Dios sí nos apoyan, a todos nos escuchan, y ahorita muchas personas se están acercando a nosotros, que les vayamos a invitar para que ellos nos apoyen, y sí nos abren las puertas, porque nosotros no nos callamos.

Hay unos maestros que nos dicen: ¿pero cómo siendo ustedes que no saben leer, no saben escribir, no estudiaron? Yo no estudié, la verdad no sé mucho, sí sé pero bien poquito, pero hay unos padres que no saben ni hacer sus nombres, y dicen los maestros que ellos admiran porque ustedes están levantando el mundo, dice, porque ustedes nos están abriendo los ojos cuando menos nosotros estamos preparados. Somos maestros, hasta licenciados, y también hemos perdido a nuestros hijos, hemos perdido a nuestros familiares, y a nosotros no nos han hecho caso, pero los maestros dicen que tienen miedo y les decimos que cómo tienen miedo si ellos están preparados, nosotros sin embargo no sabemos nada, no sabemos escribir. Yo nunca agarraba el micrófono, yo nunca hablaba así como ahorita, y luego cuando hablamos en plenitud de familias, de gentes, en las marchas en México, hay muchas gentes, muchas familias que nos apoyan, y la verdad yo sí tenía miedo para hablar en el micrófono, pero ahora nos hizo hablar el maldito gobierno, él nos hizo despertar, estábamos dormidos, estábamos tímidos, nos agarró a los más sonsos, los más que no sabemos nada, pero ahora ya hablamos, ya agarramos el micrófono, ya no tenemos miedo a nada ni a nadie ni a qué, ni al maldito gobierno no le tenemos miedo, a donde quiera que vamos el maldito gobierno nos ataja, nos dice que nos callemos si no también nos va a matar, nos va a desaparecer, nos va a meter a la cárcel, pues nosotros les decimos que ya sabemos que ustedes desaparecen a las personas, ya sabemos que ustedes matan, ustedes secuestran, pero nosotros como madres y padres de familia, como hermanos, no nos vamos a callar, nosotros vamos a seguir gritando, vamos a seguir hablando, porque ustedes nos obligaron a hablar, porque agarraron a nuestros hijos, y ustedes han agarrado, han secuestrado personas que se han quedado callados, han quedado impunes, nadie los reclama, se han quedado callados pero nosotros no, nosotros vamos a hablar a los cuatro vientos, y por

esa misma razón nos están ayudando las personas. Murillo Karam dice que son pocas personas las que nos apoyan, y cuando menos él así quiere decir para que ustedes no nos hagan caso, para que ustedes no nos escuchen. Y cuando lo ponen en los medios, lo que nosotros decimos no lo ponen, porque no quieren que se sepa la verdad, quieren que se sepa toda mentira, toda mentira, no quieren que despierten, quieren que estén dormidos, mejor que estén viendo las novelas, que estén viendo caricaturas, pero nosotros no nos vamos a callar, vamos a encontrar a nuestros hijos con vida, porque yo tengo fe en Dios que mis hijos están vivos, ya no sólo es mi hijo, para mí son los 43 mis hijos, y los vamos a reclamar y los vamos a buscar, no importa, tope donde tope, si nos quieren matar que nos maten, yo le digo al maldito gobierno, no les tenemos miedo, si nos van a matar mátennos, aquí estamos todos, desaparézcanos, que ya no andemos hablando, que ya no andemos molestando, pero no les vamos a dar el gusto, no nos vamos a dejar matar, simplemente es hasta que nos entreguen a nuestros hijos, y si quieren a cambio de nuestros hijos doy mi vida, pero ver a mi hijo con vida, regresen a mi hijo con vida, porque él es un joven, él apenas empieza a vivir, yo ya viví, pero mi hijo no. Devuélvannos a los 43, y si quieren nuestras vidas ahí están nuestras vidas, pero antes regresen a nuestros hijos.

Y les pido de favor a ustedes todos como padres, como madres, que no voten ahora que ya vienen las elecciones, es el bien para ustedes, a nosotros lo que nos tocó ya nos tocó, pero ustedes tienen familia, tienen hijos, tienen nietos, aquí están en la lucha también, nosotros nos tocó hoy mañana no sabemos quién, pero por eso no hay que tenerle miedo y no hay que votar hasta que aparezcan los 43 normalistas. Ya no hay que poner gente extranjera, y si votan ya saben, de aquí a mañana va a ser de lo peor, si ahorita fueron 43 normalistas después serán el doble, porque no queremos abrir los ojos, ya estamos pasando lo que estamos pasando, quieren estar durmiendo todavía, pues ni modos, no quieren, porque hay ahorita unas personas que nos andamos manifestando, hay unas personas que se molestan con nosotros, y luego nos dicen qué andamos haciendo, dice, huevones váyanse pa’ su casa a hacer sus quehaceres, váyanse a trabajar en los campos, qué hacen aquí. Pues gracias lo que nos están diciendo, pero no porque seamos huevones estamos aquí, es por nuestros hijos que están desaparecidos, pero ojalá Dios quiera que a ustedes nunca les pase nada, ojalá Dios quiera que nunca les roben sus hijos, que nunca los desaparezcan. Entonces dirán que cuando nosotros hablamos no nos hicieron caso, nomás se burlan, se ríen de nosotros. Estamos viviendo las 24 horas pensando en nuestros hijos, si estarán comiendo, si estarán bebiendo, o estarán mal de salud, no sabemos, sólo a Dios le pido que los proteja y los cuide, y le digo que donde quiera que esté mi hijo le pido de favor que esté con vida, le digo a mi hijo que lo amo, que lo quiero, que lo extraño. Me desespero por no verlo, por no acariciarlo, decirle cuánto lo amo, pero espero en Dios y tengo fe de que sí regresen con vida los 43, a mi peor enemigo no le deseo nada, lo bendigo. Y a ustedes también como compañeros los bendigo. Muchas gracias.

¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 − 7 =