Palabras de Samir Flores

Buenos días a todos los que nos están acompañando el día de hoy, a las diferentes comunidades, a las diferentes organizaciones, a la máxima casa de estudios, la UAEM, gracias en verdad a través de la Dirección de Derechos Civiles, Javier Sicilia y todos los que nos acompañan, por abrir un espacio en donde podamos concretar algunas problemáticas que nos están aquejando a los pueblos, que es el Congreso el próximo 22 de abril allá en la UAEM. Y pues bueno, comentarles, compas, que ya lo hemos venido comentando desde la reunión regional en Tepoztlán, de cómo nos están pegando a los pueblos, cómo están tratando de sofocar nuestra lucha. El gasoducto Morelos, que es lo que nos está afectando, que es parte de lo que nuestra compañera Tere y nuestro amigo Francisco estaban comentando, es parte del PIM, el Proyecto Integral Morelos, que inicia en Tlaxco, Tlaxcala, pasando por varios pueblos en Puebla, y pasa por aquí, y digo pasa porque tristemente tenemos que decir que nos lo

impusieron con la fuerza pública en abril pasado, donde hubo una represión, hubo un vecino que le acomodaron tres balazos, y ni aun así bajamos la guardia y seguimos en esa situación. El ayudante quien les dio la bienvenida también lo aprehendieron, y que al igual que el compañero Jaime, fue torturado, entre otros compas más.

Muy complicada la situación que hemos estado viviendo, primeramente las cosas surgieron como rumor, y en todos los lugares ha sido así con los megaproyectos, en todos los lugares algunos que nos preocupamos buscamos información y esa información nunca llega. A la fecha, en Amilcingo nadie se ha dignado en venirnos a compartir lo que realmente es un gasoducto. Y empezamos a resistir con la información que compartimos y nos compartieron también, personas de Puebla y otras comunidades, y así es como llegamos a Huexca, se hizo la resistencia, se impuso la termoeléctrica con la fuerza pública, se trasladó la resistencia a Amilcingo, de igual forma nos reprimieron. Independientemente de la resistencia y la organización que hemos hecho, desde hace más de un año todos los días tenemos reuniones por las noches, todos los días hay algo que contar, un avance, hay algo que reflexionar. Los campesinos de esta comunidad, cuando les dijeron que iba a pasar un gasoducto por sus tierras, pues decían algunos bueno, no sé de qué magnitud sea ni cómo sea, pero al decir gasoducto entiendo que es algo peligroso. Hubo algunas personas que se opusieron, dijeron no, no doy permiso para que pase el gasoducto, y entonces venían las amenazas hacia la gente, y decían que es un proyecto federal, no lo paran, se va a hacer, es más, te vamos a dar una lana porque nos permitas que el gasoducto esté ahí, en un contrato de renta por 30 años, te vamos a dar una lana. Entonces había gente que decía que no estaba de acuerdo. Entonces venía la segunda etapa, que era la amenaza y el hostigamiento hacia los dueños de las tierras. Entonces les decían, si no quieres, de todas maneras lo vamos a pasar, y entonces ni lana te vamos a dar, te vamos a expropiar tu tierra y, peor tantito, si te opones allá en tu tierra, te vamos a entambar. Esa era la consigna de la CFE y el gobierno del Estado. Con todas esas consignas, con todas esas amenazas, hubo muchos que nos opusimos, hicimos resistencia y seguimos resistiéndonos. No conforme con eso, ya nos impusieron el gasoducto con los del Mando Único, de repente los municipales, de repente se dejaban ver también los ministeriales y algunos militares. Es así como metro a metro fueron avanzando. Se siente raro, muy raro desde luego, estar en tu propia tierra y sentirte ajeno. Se siente una impotencia, una indignación, el hecho de no poder hacer nada cuando empiezan a profanar tu tierra. Hemos por ahí tomado algunas fotografías, algunos videos, uno solamente se podía acercar a unos 80 metros para no arriesgar a que te aprehendieran, a que te golpearan. Una situación muy complicada.

Y entonces, no conforme con eso, el gobierno del Estado, el gobierno de la “nueva visión”, algunos le decimos “ambición”, el gobierno de Graco Ramírez, como no tiene argumentos para justificar la imposición del gasoducto, ahora nos están imponiendo obra pública, utilizando a un grupo de personas que lo bautizó como Consejo de Desarrollo Municipal Comunitario,

que la comunidad desconoce, que la comunidad nunca supo cómo se formó este Consejo, pero sí fue legalizado allá en Casa Morelos, justo dos, tres días después de la represión en Amilcingo. Y para justificar la imposición del gasoducto, ahora están imponiendo obra pública: la barda perimetral de la escuela primaria de nuestros hijos, una carretera que conecta con Jantetelco, y están abriendo una carretera a nuestros campos, donde es lo único que podemos presumir en donde nadie hasta ahora había entrado, pero con esto de que ya están abriendo la carretera, ya están entrando algunos extranjeros, y estos fulanos del Consejo de Desarrollo Comunitario se sienten orgullosos porque les dice un extranjero “qué bonito está esto, qué bonitos lugares”. Esto es el sinónimo de un entreguismo de nuestras tierras.

Ante la opinión pública, quieren dar a entender que las obras se están realizando porque quizás nosotros estamos ya de acuerdo con estas obras, a lo cual nosotros decimos que no. No vamos a retroceder, estamos de pie con nuestra dignidad, y ha habido momentos en los cuales hemos tropezado y hemos caído, pero con nuestra dignidad también nos hemos levantado. Y nos han acribillado con la información, nos dicen que somos los que estorbamos, los que no queremos el desarrollo, los tercos, los necios, los que luchamos sin causa, y aquí vamos compañeros, y no vamos a bajar la guardia. Producto de la resistencia también surgió la radio comunitaria, y desde ahí también estamos defendiéndonos, contrarrestando las consignas, los discursos del gobierno del Estado y las acciones de este Consejo de Desarrollo Comunitario.

Y compas, creo que el día de hoy, después de las dos reuniones regionales pasadas, empecemos a perfilarnos a concretar algunas acciones, y que lleguemos al Congreso de los Pueblos firmes, pensando en qué habremos de hacer mañana, que lleguemos al Congreso de los Pueblos teniendo una perspectiva de qué es lo que viene para nosotros, pero también organizados, teniendo en cuenta cuál es el primer paso. Ya en las mesas de trabajo se irá discutiendo, y en lo personal les pido el esfuerzo máximo, con todo respeto, para avanzar. Después de la reunión de Tepoztlán, está el hostigamiento a nuestros compañeros de Tepoztlán, como lo hicieron con nosotros en el 2012, en septiembre del 2013. Está la ley de aguas que hemos estado difundiendo, y pareciera que satanizamos todo, pero cuando decimos que algo viene es porque lo miramos a lo lejos, como aquellos tiempos cuando se avecinan las lluvias, y creo que esto viene al caso mencionar en estas fechas. En estas fechas los campesinos vemos que se nubla y decimos “el temporal se acerca”, y es así que les queremos decir, pueblos, organizaciones, esta nublazón se acerca, tenemos que prepararnos, tenemos que organizarnos, tenemos que tomarnos de la mano para resistir. Están masacrando a nuestros estudiantes, a nuestros hijos, los están desapareciendo. Aquel que se atreva a contradecir, también es hostigado, o peor tantito, como nuestro compañero Gustavo.

No vamos a bajar la guardia, compas, y creo que de esto va a salir algo muy productivo. Bienvenidos a esta comunidad de Amilcingo, ésta es su comunidad, cuantas veces sea necesario y cuantas veces quieran visitarnos, bienvenidos. Muchas gracias.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 3 =